viernes, 22 de agosto de 2014

Cierre de la Comunidad: La Purísima


Vivimos inmersos en una cultura católica, aunqueesta cultura suela quedarse en las manifestaciones externas más superficiales. La mayoría de la gente desconoce los aspectos elementales de la religión que profesa o tolera o que incluso combate y reniega. Es tan común no saber lo que se cree como desconocer sobre lo que no se cree. Hoy es la fiesta de la inmaculada Concepción de la Virgen María que es un curioso dogma de la Iglesia y una buena prueba de lo que estoy diciendo.
A la mayor parte de la gente —católicos o no— el dogma se la bufa mientras sea fiesta y esas cosas...
Bueno, perdonen la expresión, quizá un poco ruda, pero bufa me parece la idea en la que está basada esta creencia. Hay que creerlo porque lo dice el Papa basado es su infalibilidad; idea o principio que por otra parte está asentado sobre su propia definición; ¿por qué el Papa es infalible cuando habla ex cathedra sobre este dogma? pues porque el propio Papa se define como infalible en un dogma anterior, ¡toma ya!… la pescadilla que se muerde la cola.
¿Quién fue ese Papa que se atrevió con estos dos dogmas: la infalibilidad y la inmaculada concepción? Ni más ni menos que Pio Nono, pero no, no le confundan con un dulce: en 1864 Pío IXpromulgó la encíclica Quanta cura que lleva como apéndice el famoso Syllabus (Syllabus complectens praecipuos nostrae aetatis errores) o Listado recopilatorio de los principales errores de nuestro tiempo moderno. Una exhaustiva lista donde se condenan cosas tan "equivocadas" como por ejemplo la libertad de pensamiento, y la autonomía civil, es decir la separación entre la Iglesia y el estado, y de paso anatemiza con especial énfasis el panteísmo, el naturalismo, el racionalismo, el indiferentismo, el latitudinarismo, el socialismo, el comunismo, el liberalismo, las sociedades secretas, el biblismo…
Bueno, volviendo al tema de la festividad de hoy. Que no. Que no se líen. La Purísima Concepción no es que la Virgen fuera virgen cuando concibió a Jesús, sino que la propia Virgen fue concebida sin estar marcada con el pecado original como un favorcete especial que se le hace por ser la madre de dios. Ya saben ustedes que en esta religión por el mero hecho de nacer ya vienes con el pecado puesto (¡qué fuerte!) para que tengas que pasar por caja inmediatamente. Además del famoso pan bajo el brazo, los niños traen la mortadela del "pecado original". Pues la Virgen, según este dogma, no.

En realidad es una efeméride. El 8 de diciembre de 1854 se promulgó la bula Ineffabilis Deus. Aquí se la pongo. Que la disfruten. No tiene desperdicio.
“...Para honra de la Santísima Trinidad, para la alegría de la Iglesia católica, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, con la de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra: Definimos, afirmamos y pronunciamos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de su concepción, por singular privilegio y gracia de Dios Omnipotente, en atención a los méritos de Cristo-Jesús, Salvador del género humano, ha sido revelada por Dios y por tanto debe ser firme y constantemente creída por todos los fieles. Por lo cual, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de dudar en su corazón lo que por Nos ha sido definido, sepa y entienda que su propio juicio lo condena, que su fe ha naufragado y que ha caído de la unidad de la Iglesia y que si además osaren manifestar de palabra o por escrito o de otra cualquiera manera externa lo que sintieren en su corazón, por lo mismo quedan sujetos a las penas establecidas por el derecho”
" Bula Ineffabilis Deus”
Compartir
  • Eskup
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

9 comentarios · Escribe aquí tu comentario


Antonio José Jimeno Duce dijo

Queda usted excomulgao, señor Guinea .... que lo sepa y que sepa que tiene usted reservada la caldera 17 en el infierno para el resto de su muerte.
...................... coño, yo tambien ¿compartimos caldera?
Abrazos

Miguel Guinea dijo

Antonio, inquisidorrrrrrrrrrrrr y pecadorrrrr
Ya ves que no sólo amenaza con la CALDERA a quién no lo crea
sino con el DERECHO al que ose manifestarlo....
Abrazos amigo.

hunterhuntermatt dijo

de tantas cosas mi juicio me condebna...
un barzo
depaso

depaso dijo

Muy bien escrito, como siempre, pero perdona, a mi me parece un rollo patatero solo he llegado a la cuarta parte del post De la religión católica no me parece interesante ni la historia, pues conocido un cura conoces todos y conocido algunas de sus formas y algunos de sus hechos conoces todo lo demás y su realidad.
saludos,

Miguel Guinea dijo

Anda que si te pilla el pionono escribiendo esas barbaridades....!!!!!
jajaja
Un barzo.

raravis dijo

pero yo creo que hay un origen realmente sobre esta historia que ha sido desvirtuado
y eso es lo peor
Miguel
pero y si dieramos con las fuentes primeras???
seguro que no contaban todo este pastiche de virginidades, hijos, padres....
Muchos intuimos que hay algo mucho menos bazofiero.
Y es que la Iglesia en cuanto empezó a ver los cuernos al diablo, se armó de barroco

Miguel Guinea dijo

La iglesía se ha ido enredando en una madeja de intereses, cuentos, creencias, leyendas... según le ha ido conviniendo. Historias normalmente heredadas de otras religiones con las que tiene que hacer malabares para intentar que todo encaje.

Francisco De la Torre Bueno dijo

Miguel:
Para cagarse en los pantalones!! Vaya, hay que ver el parrafo de la bula ineffabilis... es casi franquista -en plan espiritual- por como lo dice: si se te ocurre pensar que la virgen no es virgen, cuidado!!! que estas pecando y te caera condena. Pero si lo dices, bueno, tendras tu castigo por la ley!!!
Hay que ver, esa gente del clero se lo tenia muy creido (tanto como que era verdad que controlaban a sus fieles hasta en lo que pensaban) y se notaba que no se iban con chiquitas.
Muy bueno, me ha gustado la informacion pues no sabia que la virgen lo era pues fue "sin pecado concebida"
Un abrazo primo

Miguel Guinea dijo

Francisco, La verdad es que la historia del cristianismo es un culebrón de lo más entretenido.
Un abrazo primo