viernes, 11 de julio de 2014

La Habana. Cuba



Ropa tendida por las terrazas. Humedad, calor y olores. Un derrumbe de voluptuosa podredumbre deshaciéndose en pedazos; y como un cielo de abiertos brazos se me ofrece delante el Malecón. Paseo, miro,  y siento. Y recito los versos que me van naciendo:

Venecia criolla
Garza de plata
Colibrí de caoba
Colorida vitola
Gigantesca puta.
Tremenda mulata…



(Del cuaderno de viaje: Cuba)





Fotos:  © Miguel Guinea. Todos los derechos reservados