sábado, 24 de mayo de 2014

Mundo Urbano: Andén





Fotos: © Miguel Guinea. Todos los derechos reservados



(Mundo Urbano es un proyecto de Miguel Guinea.
 Para ver la serie publicada  vaya a los tags o etiquetas y clique  en Mundo urbano)


viernes, 16 de mayo de 2014

Y han florecido las jaras




Han florecido las jaras.
Entre ellas voy, por la senda
De pétalos alfombrada;
Ojos de luz que salpican
Las sombras entre las ramas.

El sol dora las encinas,
De hojas verdes, onduladas;
Calienta,igual que panes,
Las piedras de la tapia.

Han florecido las jaras:
Palomas, pañuelos, garzas...
Mínimas sábanas vegetales
Al sol tendidas,
Delicadas.

Han florecido las jaras
Como rosas proletarias:
Campesinas, humildes,
Sencillas, limpias,
Blancas.

domingo, 11 de mayo de 2014

El hombre que trabajaba en la fábrica de armas


El hombre que trabajaba en la fábrica de armas
Nunca veía los telediarios
Le compraba zapatos a su hijo que aún conservaba los dos pies
Y jamás comía las uvas en racimo.
El hombre que trabajaba en la fábrica de armas
Nunca se alteraba al volante
Era templado y cedía con gusto el paso.
Saludaba el primero en la escalera
Con una maravillosa sonrisa de sus ojos azules
Aunque, en cualquier rincón del mundo,
—En ese preciso instante—
Un trozo de metralla suyo

Aullara haciendo pedazos la carne.


Nube accidental




«Soy una nube por el cielo,
una sombra casual en las ondas de tu pecho
No necesitas asombrarte,
ni alegrarte tampoco
pronto me esfumaré sin dejar trazas.
Nos topamos por suerte en oscuro mar nocturno,
tú en tu camino y yo en el mío.
Recordarás muy bien,
o mejor aún, olvidarás,
el fulgor mutuo de este encuentro»
(Xu Zhimo)

sábado, 10 de mayo de 2014

Paralelas




Eso de encontrarse en el infinito tiene su gracia.
Odiamos las cosas abiertas, sin solución, que no se cierran.
No soportamos lo plano, lo oblicuo, lo transversal.
Y nos inventamos un artefacto, un constructo mental:
El infinito.
Tiene gracia.
Y hablamos de él como si fuese nuestro primo
Que viene de visita.
Y todo el mundo, finge estar de acuerdo.
¡Qué miedo tan terrible a estar solo, abandonado!