viernes, 25 de abril de 2014

Quemar los libros




Los libros tienen su época.
(No. Tachar lo anterior)
Tenemos una época para ser lectores
Para la mía actual los libros están sobrevalorados.
(No. Tachar lo anterior)
Veo mi biblioteca personal; casera.
Paredes llenas de libros. Nidos de ácaros.
Son muletas inservibles. Deseo de poseer. Trastos viejos.
Una fláccida barriga intelectual.
Siempre quise deshacerme de los libros que me gustaron.
Quemándolos. Como hacía Carvalho
Nunca he podido. No los tengo.
Los presté porque me gustaban
(Alguno lo compré hasta tres veces)
Y nunca me los devolvieron
(Quizás para salvarlos)
Y quemar los que no me gustan, los malos,
Sería un acto bárbaro, nazi, indigno de mí.
Porque no habría poesía en ello.
Es verdad que todavía tengo algunos que aprecio
Pero son los que me prestaron y nunca devolví.
Aunque no piense devolverlos
No sería elegante quemarlos