viernes, 28 de marzo de 2014

Romero sólo.







«…Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni en el cuerpo.
Pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero...»

León Felipe




miércoles, 26 de marzo de 2014

La virgen del escaparate



Llora sus lágrimas
Tras el cristal
La virgen del escaparate.
La mirada perdida
En su profundo dolor.
Las manos quebradas
Asiendo el aire.

Niña de quince años
De grácil y demudado
Rostro sevillano;
De perlados lagrimones
Y bordados de reina.
Me atrapa con su silencioso gesto
De angustia desamparada.

Por la estrecha calle
La gente pasa sin detenerse
Ante este desgarrado, impúdico, dolor.
Indiferentes, acostumbrados a la pasión exhibida.
Amsterdam-Sevilla.  Cada una a su modo.
En una extraña competencia de Red Ligth District


Con mujeres en los escaparates.








lunes, 24 de marzo de 2014

Pepi Sánchez, resucitadora de piedras



En estos días que he pasado en Sevilla, un buen amigo me recomendó que fuera a ver, en la Casa de la Provincia, una exposición retrospectiva sobre la obra de Pepi Sánchez, pintora sevillana fallecida hace un par de años y que sabía extraer de las piedras, sin manipular el relieve, esos duendes que misteriosamente las habitan.


La próxima vez que vaya al campo y me siente sobre un pedrusco, seguro que lo haré con muchísimo cuidado.

viernes, 14 de marzo de 2014

Princesa obstinada



















Eras nada, eras nuda,
muda, desnuda realidad.
Estabas en la salida de todos mis laberintos
sin piedad.
«Exit, exit»
Existías cerca
y me cercabas
perentoria.
Eras terca.
No había escapatoria.



lunes, 3 de marzo de 2014

Ángeles urbanos






(Mundo Urbano es un proyecto de Miguel Guinea.
 Para ver la serie publicada  vaya a los tags o etiquetas y clique  en Mundo urbano)







sábado, 1 de marzo de 2014

Instantánea






Mira este desierto
Hecho de granos de arena.
Uno a uno se han ido juntando.
Solos no son nada.
Aunque bellos, solos no se ven.
Los pisas y crujen y se rompen en algo todavía más diminuto.
Sin embargo ahora los pies se hunden trabajosamente
en esta duna por la que avanzas.
Y miras alrededor y ves otras en número casi infinito.

Una eternidad hecha de instantes inaprensibles.