miércoles, 10 de abril de 2013

Poemas sin voz: A usted, amigo estupendo...



















A usted, amigo estupendo, colibrí, pajarito,
Acacia de las tres espinas y pañuelo tapabocas.
A usted, cubito de hielo, amiga verderol, infantil soflama,
Soplo vertiginoso, diadema de fuegos fatuos.
A usted, canutillo de sombras chinas,  
Polimorfo de salón, fabricante de sombreros, caldereta enjoyada,
Modelo de simpatía, hipertenso, manquituerto.
Y al resto de paseantes,
—Desocupados o no—
Que cansados de meter la narices
En sus almas de filos ovejunos
Van de crucero en crucero, de puerta en puerta,
Por la inválida cubierta rizada de este yate sin océano
 —Inmóvil, varado— que es la vida
Les digo, les anuncio, proclamo,
Mi último descubrimiento arrepentido:
No se fíen del tiempo,
De su zigzag. De su tictac. De su cascabeleo.
Es una culebra de cabeza gorda y cola estrecha
Donde concentra casi todo su veneno.
Guardado para el final. Para su postre de claridades atroces,
De estrellas batidas, heladas, en el cielo.
Cuando te pica ya estás listo. ¡Adiós! ¡Amén!
¡Se acabaron las tardes de verano!
¡Pobre de ti! ¡No disimules!
No digas que no lo sabias.
No mires para otro lado
Maldito hijo de puta