martes, 19 de marzo de 2013

Rarezas





A Edward Gorey, un tío raRo de verdad. Con toda mi admiración.









El Martillito fantasma





Un hombre de ideas muy sencillo
Se rascaba el colodrillo
Y lo pasaba fatal.
Para romper "este" cristal
No encontraba "el otro" martillo.






El Chucuchú del Tren


Tren con destino a...




Una dama que viajaba en un tren,
Dejándose acunar  por  el vaivén,
Sentose un rato
Sin gran recato
Las piernas cruzadas como  ven,






Cumpleaños Aciago


¡Ay de mí!



A un hombre que nació en Nochevieja
Le faltaba algún minuto y una oreja.
Nacer en otro año
Con menos daño...
¡No parece tarea tan compleja!


El Solitario


¡Eh, amigos! ¡No se vayan!




Un hombre solitario, de gran pulcritud,
Buscaba, al darse un baño de multitud,
El mejor jabón
Para su corazón

Mas  todos lo rechazaron con acritud.







Altura de Miras


               ¡Qué desgracia! ¡Minerva me enerrrrrrva!


El afortunado, sólo por rico, barón de Patua
Vivía enamorado de una colosal estatua.
La alojó en su azotea
Y, aun siendo pobre y fea,
Fue un amor imposible pues era bastante fatua.






Deliciosa Coquetería



¡Qué pesao! ¡Mis lumbares!


Se enfadó, posando quieta, la bellísima Esmeralda,
que sufría, por demás, esas molestias de espalda.

“No tienes perdón;
Con el pantalón


—Me decía, tan coqueta— quedo mejor que con la falda"