martes, 5 de febrero de 2013

Recitando a OTROS POETAS: Lorca. Sorpresa




Muerto se quedó en la calle
con un puñal en el pecho.
No lo conocía nadie.
¡Cómo temblaba el farol!
Madre.
¡Cómo temblaba el farolito
de la calle!
Era madrugada. Nadie
pudo asomarse a sus ojos
abierto al duro aire.
Que muerto se quedó en la calle
que con un puñal en el pecho
y que no lo conocía nadie.







(Un proyecto en vídeo de Miguel Guinea)