sábado, 20 de octubre de 2012

Tu olor en las almohadas




Ya se perdió tu olor
de todas las almohadas.
Los cajones —definitivamente—
se vaciaron
de tus pequeñas cosas
y los anaqueles de la cocina
no conservan vestigios
de ninguno de tus caprichos.
Los espejos se olvidaron de tu cara
y tu nombre me suena extraño
en cualquier boca.

La muerte avanza a dentelladas
devorándolo todo.
Despedazando espacios
de la casa vacía.
Llenando de rincones oscuros
las tardes de verano.
Limpiando
el polvo que dejaron las risas,
los ecos de las voces,
el rastro de miradas,
las huellas de tus dedos
en los pomos de las puertas,
de tu frente
en los cristales de las ventanas.

Las fotos languidecen
desnudas en una caja,
sufriendo una mutación atroz
que te convierte en extraña.
¡Extraña!
La música, se aburre.
Las lámparas, se apagan.
La noche es sólo noche
—ocho horas de cama—

Ya se escapó tu olor
De todas las almohadas



(Vea el vídeo aquí---> Tu olor en las almohadas. Poemas con voz)