martes, 28 de agosto de 2012

Rarezas (5).- Amor de altura


¡Qué desgracia! ¡Minerva me enerrrrrrva!




El afortunado, sólo por rico, barón de Patua
Vivía enamorado de una colosal estatua.

La alojó en su azotea
Y, aun siendo pobre y fea,

Fue un amor imposible pues era bastante fatua.