sábado, 17 de diciembre de 2011

Recostado en Mozart toda la mañana

¡Ven! ¡Descansa! Sosiega la respiración. Calma tu pecho ¿A dónde vas tan deprisa?
¿De verdad crees que la vida pasará de largo sin que tú puedas alcanzarla?