domingo, 28 de agosto de 2011

Nievan plumas...


Nievan plumas

Mientras tanto, 

El recuerdo se arrastra

Sale de los rincones

Está oculto en la botella

Y me besa en los labios

Cuando le doy

—A morro—

Un buen trago desesperado.

El reloj

—Tac, tac—

No para.

A la noche (¿o es a mí?)

Se le han revuelto las tripas.

No sé.

Oh  beibi, beibi

¿Dónde estás?

¡Clávame tus estacas de sueño

Antes de que nos deshaga

La luz de la mañana!