domingo, 12 de junio de 2011

La amiga inocente


Eres la mejor amiga de mi mujer. Vienes a todas partes con nosotros ¿Me estoy volviendo loco? ¿O es verdad que te insinúas? A veces pienso: «No. Es casualidad.  Me lo invento»

Pero no puede ser casual  que siempre que te bese en la mejilla me mires a los ojos levantando la cara y  note fugazmente la  humedad de tus labios en la comisura de mi boca; que siempre te descuides con  la puerta del baño y la dejes entornada y te entrevea desnuda saltando a la ducha; que te pegues así a mi cuerpo cuando jugamos a pelearnos en el agua; que me pidas que te extienda crema para el sol  en la espalda en cuanto que nos quedamos solos...

Pero no. No puede ser verdad. Realmente…eres tan ingenua,  tan inocente.