lunes, 20 de junio de 2011

Borboteante numen



A veces pienso que se me entiende demasiado; que uso un lenguaje demasiado simplificado, demasiado sencillo. A veces pienso que quizás usted y yo nos estemos perdiendo algo...


Ínclito, borboteante numen;
Arrobado fucilazo que provoca el deliquio mío
Y en perspicuas palabras me derramo
Asaz entreveradas de poesía
Que instilando  gota a gota, de amor, el veneno,
Do  ayer  campaba  sereno
—en corazón ubérrimo y fértil—
Hoy, ágrafo, oblitera, tacha, quiebra y muda
Y menoscaba la cordura con su mendaz jáculo
Buscando acertar de pleno en mi corazón cansado
Trocando dionisíaco tirsos por ascético báculo
Y —siendo el último de una cáfila errabunda—
Se me pierde en horizontes confusos, en desiertos de penumbra.





...sabed que a mi lo hiperbólico no me resulta simpático. La Venganza de Don Mendo