martes, 24 de mayo de 2011

La Ecomuerte

No sé. Esto de la agricultura me tiene confundido. Los alimentos transgénicos parecen incorporar potenciales riesgos para la salud como podría ser el provocar alergias o resistencia a los antibióticos. Tenemos además los  fertilizantes inorgánicos que se consiguen a través de procesos químicos industriales y que parecen estar envenenando el planeta de forma acelerada. Añadamos los cultivos hidropónicos con las raices de las plantas en disoluciones iónicas que jamás llegarán a conocer lo que es la tierra (echar raices se convierte en una expresión obsoleta). Con los invernaderos conseguimos cambiar el clima, la estacionalidad, engañando a las plantas con las condiciones de humedad y de iluminación. Los pesticidas y herbicidas... ¿para qué les voy a contar? Si hasta los osos polares están contaminados hasta las cejas en su hábitat ártico imagíne  cómo estaremos usted o yo que no somos especie protegida y vivimos aquí al lado.

Realmente me da miedo morirme de un extraño cáncer o un raro envenenamiento.

Afortunadamente tenemos la agricultura ecológica para poder morirnos de una buena —la familiar, la tradicional, la de toda la vida— cagalera. Si puede pagar un poco más; si se lo puede permitir...no se prive: la escherichia coli le enviará "al otro barrio" de la forma más natural y respetuosa con el medio ambiente.



Vea:

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/24/internacional/1306223631.html

Primera muerte en Alemania por el brote de una bacteria intestinal fuera de control. El origen de la infección podría estar en los fertilizantes utilizados para el cultivo de hortalizas ecológicas, de los que hubiese llegado a formar parte heces de animales contaminados. Greenpeace advierte que la bacteria también puede propagarse con el viento, desde las heces hasta las frutas y verduras.