domingo, 1 de mayo de 2011

El gesto


Podrás envejecer,
Llenarte de arrugas,
Morirte,
Ser pasto de hormigas
La monda calavera,
Pero serás hermosa
Para siempre
Por aquel gesto que hiciste
Un día
—Casi una mueca—
Cuando escuchabas, las dos en pijama,
Las confidencias de amor
De aquella compañera
¿Cómo se llamaba?
Ah, sí ¡Francesca!
Nadie lo vio.
Duró sólo un segundo
Pero embalsamó

—Como si fuese una frase mágica—
De gracia y de dulzura
Tu rostro para siempre.