miércoles, 23 de febrero de 2011

El blog de Dostoievski


Últimamente me estoy mosqueando con esto de los blogs. Me ha dado por pensar si es que no perdemos demasiado tiempo con ellos; si no se están convirtiendo en un sucedáneo de la buena literatura; en algo así como hamburgueserías literarias.  En este mundo consumista lo que tiene éxito son los productos que no exigen esfuerzo, que entran fácilmente por los ojos, los oídos y la boca. Se me ocurren miles y miles de ejemplos en todos los campos de nuestra sociedad.
El otro día pensaba que si Dostoievski hubiera vivido ahora, seguramente habría abierto un blog ¿no creen?
Lo primero que se me pasó por la cabeza fue que entonces nunca se habría escrito Crimen y Castigo, (no me puedo imaginar el mundo sin Crimen y Castigo) pero luego, pensándolo mejor, he llegado a la conclusión de que sí; que sí se habría escrito, aunque tendría, más o menos (salvando las distancias con el maestro de mis años adolescentes), este aspecto:



<< anterior: El Idiota        |       Inicio         | Siguiente: Los Hermanos Karamazov>>
23 Feb 2011
Crimen y Castigo.
Escrito por: Fiódor M. Dostoievski el 23 de Feb 2011 - URL permanente
Aunque no tuviera dinero se sentía con derecho a estudiar, a comer, a escribir, a vivir una vida mejor que entendía merecer por su juventud e inteligencia, muy superior a la de la mayoría de la gente, y que se estaba perdiendo corroída por la necesidad y el hambre.
Aunque tuviera dinero, era una vieja asquerosa, ruin, medio estúpida, mantenida por la usura y la necesidad ajena.
El hacha centelleó por un momento como si La Muerte parpadease en el cuartucho de la vieja uniendo sus dos vidas. Era tan mezquina que ni tan siquiera sangre brotó de la herida.
Esa ausencia de sangre se vio compensada por una culpa inmensa que como un diluvio inmisericorde inundó para siempre la mente de Raskólnikov. A partir de entonces su alma quedaría atrapada en ese destello.

750 comentarios -                                         Tags : hacha, usura, crimen, culpa, castigo


Archivado en: Micro relato