sábado, 1 de enero de 2011

Dícenle vida, señora...

Dícenle vida, señora
Y no es sino un instante
Una fracción, un momento.
Un cambio de talante.
Menos que nada
Sólo un breve ¡ay!
Que no llega ni a lamento.










Puede oírlo recitado por el autor aquí >