lunes, 27 de marzo de 2017

ARTE Y PARTE: Houdini. Las leyes del asombro


La construcción de un mito

Houdini. Fundación Telefónica 
del 10 de febrero al 28 de mayo de 2017



 Fotos y texto: © Miguel Guinea. Todos los derechos reservados
Arte y parte es un proyecto de Miguel Guinea.

Para ver la serie publicada vaya a los tags o etiquetas y clique  en Arte y parte 

ARTE Y PARTE: Leandro Erlich. Certezas Efímeras


Certezas Efímeras

Leandro Erlich. Fundación Telefónica 
del 23 de febrero al 23 de abril de 2017



 Fotos y texto: © Miguel Guinea. Todos los derechos reservados

Arte y parte es un proyecto de Miguel Guinea.



 Para ver la serie publicada vaya a los tags o etiquetas y clique  en Arte y parte 

jueves, 9 de marzo de 2017

ARTE Y PARTE: Lyonel Feininger


La Ciudad de los Confines del Mundo: Fantasmitas

Lyonel Feininger. Fundación Juan March 
del 17 de febrero al 28 de mayo de 2017


 Fotos y texto: © Miguel Guinea. Todos los derechos reservados
Arte y parte es un proyecto de Miguel Guinea.

 Para ver la serie publicada vaya a los tags o etiquetas y clique  en Arte y parte 


miércoles, 8 de marzo de 2017

ARTE Y PARTE: Fotografías de Valentín Vega





La vida por delante. La infancia en la calle, 1941 – 1951

Museo Nacional de Antropología. 

Madrid. 16 de diciembre de 2016 al 12 marzo de 2017.



 Fotos y texto: © Miguel Guinea. Todos los derechos reservados
Arte y parte es un proyecto de Miguel Guinea.

 Para ver la serie publicada vaya a los tags o etiquetas y clique  en Arte y parte 

lunes, 6 de marzo de 2017

El Muro


El Muro de las Lamentaciones es el muro occidental del templo de Jerusalén y ahí los judíos lloran, cuchichean y meten papelitos por las rendijas en sus eternas lamentaciones. Claro que los demás (y ellos también) tenemos el muro del Facebook. Un muro para cada uno, comodón y casero, donde abrimos nuestro corazón y desnudamos nuestra alma con total impudor. Los secretos, las manías, los deseos, las penas, que no hubiéramos revelado ni a nuestra propia madre, brotan cada día a borbotones. Con la protección psicológica que nos da la postura de estar vueltos de espaldas al mundo, de cara a la pantalla, vamos desgranando nuestra retahíla de miedos y ambiciones muy judeocristianos ellos. Descargamos nuestra culpa, firmamos peticiones, reímos, amamos, nos indignamos o amenazamos bravucones, nos contoneamos, rezamos… Lo que le contamos al Facebook se lo contamos a todos y no se lo contamos a nadie. Es como hablar con Dios. Se lo contamos a Dios; a un dios dos punto cero que ahora si que está en la nube y ve todos nuestros actos. Nos escucha con su infinita sabiduría, sonríe y, de paso, nos pone algo de publicidad de las cosillas que sabe que nos convienen. Seguro que nos ama.


Texto y fotos 2017©Miguel Guinea. Reservados todos los derechos